Cinco formas de romper el “techo de cristal”

Por Mariana Gómez Tagle

El término «techo de cristal», o «Glass ceiling barriers» (por primera vez mencionado en Wall Street Journal en 1986 en los Estados Unidos) se refiere a la barrera invisible a la que se exponen las mujeres altamente calificadas y en actividad laboral, que les impide alcanzar los niveles jerárquicos más altos, independientemente de sus méritos o logros laborales.

Ello visto ya como incluso una teoría ha sido también el motivo para buscar soluciones a las circunstancias que propician la existencia de tales obstáculos en su ascender corporativo.

En un escenario mundial de impulso a la fuerza laboral femenina y, el reconocimiento a la misma, también es tema de agenda mundial la Equidad de Género, para así sumar esfuerzos y hablar desde una perspectiva de igualdad y partiendo de tales condiciones como un derecho humano fundamental.

Así los Excelentes Lugares de Trabajo hacen lo suyo y emprenden prácticas que les abren la oportunidad de gestionar su talento con igualdad, sin importar el género, considerando talento y habilidades, respetando los momentos de vida de cada género, pero brindando confianza y herramientas para conservar el talento en sus filas reconociéndolo con desarrollo y crecimiento.

En nuestra experiencia con las mejores prácticas de las empresas encontramos interés por promover políticas de No discriminación, procesos transparentes y equitativos en reclutamiento y selección, procesos de apelación, creación de códigos de ética y procesos de trato justo garantizado; todo ello mediante creación de comités internos (conformados por hombres y mujeres), así como desarrollo de programas de mentoring y coaching sin distinción de género dirigido a líderes con alto potencial, creación y fomento de redes/comunidades de liderazgo mixto, inclusión a mujeres en puestos tradicionalmente reservados para hombres, promoción de sistemas orientados a la equidad salarial, desarrollo de sistemas de gestión y desarrollo de talento no discriminatorio considerando apoyos económicos en maternidad/paternidad, así como beneficios inclusivos y extendidos a la familia.

Por mencionar algunas de las herramientas con las que hoy las mujeres se lanzan contra ese “Techo de Cristal”, tenemos algunos ejemplos que las organizaciones han creado y promovido:

  • Programas de mentoring y coaching donde las socias, Vicepresidentas y/o Directoras en la organización destinan tiempo al trabajo con otras mujeres de potencial talento para alcance de posiciones de liderazgo y responsabilidad, ello provee a las mentees de herramientas y planeación para trazar su carrera y escalada a posiciones prometedoras, incluso ante ejemplos vivos de mujeres con vidas balanceadas en lo personal y profesional, mujeres empoderando mujeres.
  • Creación de Comités de Equidad de Género, con el propósito de impulsar el desarrollo y retención de personal femenino en las organizaciones. En las sesiones se consideran temas como el papel del liderazgo y dirección de estrategias en México y se definen escenarios y posibilidades de crecimiento para su población femenina para equilibrar su vida y su posición de género. Estos Comités se conforman por Socios, Directores y Gerentes de diversas áreas para contemplar un panorama global y definir acciones puntuales a emprender.
  • Se conforman programas como “Consejos de Mujeres de Negocio” (Women Business Council) donde participan mujeres de distintos niveles, áreas y con diferentes necesidades. Este tipo de consejos tienen como misión apoyar el cumplimiento de los objetivos de negocio acelerando y el desarrollo y progreso de la mujer. Incluso se incluyen varios comités como los de: Career Development, Recruitment and Induction, Communication, Virtual Members y Work/ Life, entre otros, con la finalidad de tener voces representantes de otras mujeres de la organización y funcionar como un foro para expresar intereses, inquietudes y necesidades.
  • Programas de acompañamiento Directivo donde se conforma una dupla de VP y un talento femenino en potencia y/o labores cotidianas con un Alto Directivo en la organización, para proveerle una serie de aprendizajes vivenciales dirigido especialmente a las mujeres de la organización. El acompañamiento durante las reuniones, el acercamiento con los colaboradores y visitas de seguimiento y cierre de negocio con clientes, expanden su perspectiva de las posiciones de liderazgo y, a la vez, abren oportunidades de ser perfiladas,  reconocidas y promovidas por sus habilidades y talentos en acción.
  • Creación y maduración de programas y prácticas que hagan compatible la vida familiar y laboral para evitar la interrupción del crecimiento y desarrollo en un puesto de responsabilidad al cruzar la etapa natural de emprender un proyecto de familia.  Tales iniciativas han obtenido como resultado no sólo el crecimiento y desarrollo de las colaboradoras y líderes beneficiadas con tales iniciativas, sino lograr, como ola expansiva, llevar este mismo ejemplo a sus familias y permear esta generación de igualdad a la propia cultura familiar y laboral.

Así, con la unión de la sociedad en exaltar la fortaleza de ser, hombres y mujeres una misma fuerza, se consolida una realidad de crecimiento y desarrollo donde los líderes generan más líderes y el empoderamiento entre mujeres y hombres tiene como sola base el talento y la igualdad, en ello radica nuestra apuesta, en destacar el poder de los hombres y mujeres que trabajamos a diario por construir una sociedad mejor.

Nota original: https://www.greatplacetowork.com.mx/recursos/blog/374-cinco-formas-de-romper-el-techo-de-cristal

¿Ya eres parte de nuestra plataforma?

Timbra, organiza, envía, recibe y valida tus facturas.
Elige los servicios que necesites ¡Tú tienes el control, sin planes forzosos!

ABRE TU CUENTA AHORA

¿Tienes dudas o comentarios? escríbenos

soporte@corpfolder.com 

2018-06-12T13:43:01+00:00 junio 12th, 2018|Interés|Sin comentarios

Deje su comentario